0

El pobre D’Hondt

 

mapaelectoralHay una manera muy fácil de obtener más escaños en el Congreso y no es otra que la de contar con un mayor número de votos. También está la de en vez de ser la tercera o cuarta opción, ser la segunda o la primera más votada. La Ley electoral con la que contamos no es una ley perfecta y evidentemente no es justa en muchos casos. Como tampoco la es en otros países con mayor tradición democrática. Véase el modelo anglosajón en el que nada más que van al Congreso correspondiente el representante de la opción más votada por cada circunscripción.

Y es que hoy quién se las está llevando todas es el pobre Víctor D’Hondt en determinados sectores, incluso más que el propio Zapatero o el ínclito Rubalcaba. Lo que nadie dice que el problema está en las circunscripciones y no en el método ideado por el matemático belga.

Como escribe hoy Raúl Vilas en Libertaddigital“La fórmula D’Hondt lo que hace es favorecer un poco a los partidos que obtienen más representación para facilitar  la gobernabilidad (sistema proporcional corregido)”. Tener un sistema a la italiana en España sería una auténtica catástrofe pues sería ingobernable. Sí sería lógico, como bien apunta el autor citado, tener un modelo más justo, en el que el reparto de escaños se hiciese a nivel nacional, en el que se aplicara la Ley D’Hondt y en el que se mantuviera el actual listón del 3 por ciento. Los resultados de las elecciones hubieran sido en este caso:

PP 176 escaños.

PSOE 113 escaños.

IU 27 escaños.

UPyD 18 escaños.

CiU 16 escaños.

Es decir, el PP mantendría la mayoría absoluta, el PSOE ganaría 3 escaños, CIU se mantendría con los mismos y UPyD e IU subirían considerablemente su número de escaños. También sería idóneo porque partidos como AMAIUR quedarían fuera y el nacionalismo que odia a España (aparte de CIU) no tendría prácticamente representación en nuestro Parlamento. Por esto me parece muy bien que se debata sobre nuestro sistema electoral actual, pero en otro escenario diferente a la realidad por la que atravesamos en estos momentos. No me parece bien que para algunos partidos minoritarios éste sea su auténtico leitmotiv y que no pongan a la cabeza de sus prioridades otros problemas que son los que realmente preocupan a los españoles. Es donde se demuestra que lo principal para ellos reside en su propio interés electoral y no en el general.

Para mí lo realmente importante es que el PP ha obtenido el respaldo suficiente con una mayoría absoluta para que actúe, para que gobierne, para que aplique las medidas de ajuste que cualquier persona sensata es capaz de ver y, por el otro lado, que el PSOE ha recibido el varapalo que simplemente merecía. Todo lo demás, en las circunstancias actuales y en las fechas dramáticas por las que atravesamos, tiene el valor de lo accesorio. En fin.

0

Calientabraguetas

rosa

Leo gracias a un enlace de Mary White un post de Nicholas Van Orton: Hoteles y desconocidas. Este va dedicado a todos aquellos que se les pasa por la cabeza, como algunas veces a mí, votar en las próximas elecciones a Rosa Díez. Os dejo una perla:

Ahora bien, meine Damen und Herren, esa mezcla pierde su atractivo cuando observamos a la nueva adepta del calientabraguetismo, la ideología que está más en boga: Rosa Díez. Por lo pronto, Frau Díez muestra más que Soraya: un muslo en el que intuimos la flaccidez de la edad pero que nos impide admirar «el arco del triunfo»; un torso anguloso en el que destaca la clavícula desafiadora; unos dedos que parecen prolongarse más allá de la mano; y una pose que nos demuestra la experiencia de una mujer que duerme en hoteles mientras que Soraya «regresa siempre a casa». Bien, ¿será la estética del calientabraguetismo? ¡Pajilleros del mundo, uníos!

Frau Díez continúa con su patético rebañar de la escudilla política, lo importante es pillar algo que llevarse a la boca. No debemos obviar, queridos lectores, que Frau Díez vivió muy bien mientras tuvo su cargo en el Gobierno del País Vasco. Supongo que su calidad de vida era tal que le impidió decir algo en contra del terrorismo de Estado que ejerció el PSOE, la corrupción del Obsolescencias, la política lingüística que impuso el PNV o los cientos de asesinatos que perpetró ETA. Mientras su escudilla estuvo llena, Frau Díez no dijo nada; le gustaba «acostarse» con desconocidos en habitaciones de hoteles de cinco estrellas. Por el contrario, cuando entendió que no conseguiría más cargos al estar vinculada al PSOE, decidió montar su propio hotel: una oportunista que decía el clásico. Me sorprende que los desencantados del PP perciban en UPyD una alternativa, ya que Frau Díez es una de las redes que protegen la caída del PSOE. Les planteo una pregunta, meine Damen und Herren: ¿Qué pasaría si la posibilidad de que el PSOE formara Gobierno dependiera de los votos de UPyD? Los movimientos de Frau Díez y su engendro político mantienen una constante: no favorecer al PP; es una calientabraguetas en estado puro. ¡Qué maravilla! UPyD representa la hipocresía más nauseabunda, la más truculenta, la digna de personajillos como Savater y Frau Díez; individuos que en sus hogares se muestran de una manera, y en los hoteles, de otra. Los votos que pierda el PSOE por arte y gracia de nuestro siempre admirado José Luis Rodríguez, el Puma, Frau Díez, la rosa de España, los recogerá en su patena de mentiras y ambición.