0

Griñanes y Rubalcabas

grinanchavesLa imputación se veía venir. Griñán ya lo dejó todo preparado antes del verano para que Susana Díaz llegara a la poltrona que ocupaba gracias al apoyo de la IU de los asalta Mercadonas Gordillo y Cañamero.

Carme Chacón huyó hace una semana y muchos encontramos ahora -aunque fuera blanco y en botella «relaxing cup of café con leche«-  una  de las respuestas en el auto de la juez Alaya con el que ha iniciado el proceso de imputación de Griñan, Chaves y otros altos cargos de la Junta de Andalucía. Políticamente Chacón era Griñán y Griñán era Chacón.

Parece que son el último eslabón de la interminable cadena de presuntos ladrones de comisiones y subvenciones que han sido imputados por la juez Alaya.  El caso es el más escandaloso de la democracia si atendemos al volumen del botín. En estos casos el tamaño sí que importa. Alaya les acusa de permitir cobrar sobrecomisiones a las mediadoras de los ERE «a cambio de ciertos favores». Criaturas. El caso llegará al Supremo. Y ahí es donde muchos sospechan que todo quedará en un último día de rebajas. 

Ahora el camino se le despeja, como su frente, a Rubalcaba, Faisán mediante. Alfredo se queda sin nadie que le tosa, ni nadie que mande firme y susurre viva el PSOE en el próximo Congreso interno de partido. Puede que haya derrotado con la mirada a la corriente renovadora que le movía la silla. Luego tendremos que soportar, otra vez, los elogios a su manida inteligencia, aunque en esta ocasión no ha hecho nada -supongo-.

Y en Murcia, o allí en Madrid, María González Veracruz hace palmas con las orejas, aunque guarde las formas en las redes sociales o escriba silencios cuando vienen EREs y «Reptiles» en Andalucía. Su padre Rafael González Tovar, que notaba cierto tufillo agominado interno contestatario, también respirará con alivio. No hay nada como apostar a caballo ganador, aunque éste sea Othar, el equino de Atila. Estaremos atentos a las pantallas, al telepromter del grupo Prisa y a los recados de los chicos de Roures. En fin. 

0

Las dos caras de la misma moneda

No iba a escribir nada sobre la tenida sevillana del PSOE, porque en un principio me daba igual Juana que su hermana, Chacón o Rubalcaba, “Zapatero con falda” o el del “Faisán”. Pero tras leer un twitt de mi amigo Luis I. Gómez, alma máter de “Desde el exilio”, una de las mejores bitácoras liberales con las que contamos, me ha hecho cambiar de opinión.

Luis ha escrito: “Me interesan mucho los resultados del congreso del PSOE. Siempre es bueno saber quién lidera a los que pretenden dictar mi vida”. Nunca me ha gustado malmeter en cualquier club, organización o congregación si no pertenezco a ella. Pero tiene razón Luis en que lo que pase en el PSOE es algo que nos incumbe a todos. Puede llegar el día en el que, mutatis mutandis, un Zapatero cualquiera pueda dirigir los designios de una nación como España.

Conforme se acerca el congreso sevillano parece que Chacón se postula como favorita en las apuestas. Tener como líder del partido de la oposición en España a una topo secesionista va a ser algo que no tiene precio. Porque es eso, una cuestión de precio. Que gane el sector Roures, con la Sexta y Público a la cabeza, al sector Prisa, puede marcar los designios mediáticos de la izquierda de los próximos años, entre otras cosas. Porque no nos engañemos aquí no sólo se está jugando la cabeza del cartel socialista, sino unos intereses económicos y mediáticos oscuros que se esconden tras los candidatos a la Secretaría General del partido político que nos ha conducido a la ruina.

Y hablando de ruina, Zapatero se retira con el seguro aplauso de sus correligionarios. Ellos son así. Es probable que muchos de ellos en unos meses, dada la situación caótica a la que parece que se dirigen, lleguen incluso a echarle de menos. En fin.