0

Los pufos del gobierno y la campaña electoral

elena-salgado

La ministra Salgado hizo hace unos días unas declaraciones, silenciadas por el alboroto electoral, que me han llamado especialmente la atención. Interpelada por una noticia que había salido según la cual la Unión Europea podría imponer a España una multa del 0,1% del PIB -que equivale a 1.000 millones de euros- si no se tomaban medidas para rebajar su elevada tasa de paro, la vicepresidenta económica a la entrada de la reunión de ministros de Economía de la UE declaró que “la sanción no es por el nivel de paro, sino por no hacer caso de manera repetida a las recomendaciones de cambios en el mercado laboral“. Está claro que nuestro ordenamiento jurídico no contempla la posibilidad de encarcelar a los inútiles, pero el Código penal sí debería recoger el delito de hacernos pagar a los españoles una multa, que es aproximadamente el 25% del presupuesto de la Comunidad Autónoma de Murcia, por un simple motivo ideológico. A mí me parece muy bien las denuncias sobre los casos de corrupción: Pepiño“campeón” debería estar como mínimo dimitido. Pero el escaso eco de los auténticos pufos del gobierno, los mollares, los de 1.000 millones para arriba, es para hacérselo mirar.

-¿Y la campaña electoral? Mal, gracias. Estamos llegando al ecuador y el tostón sigue siendo la nota dominante. Hasta ahora lo más noticioso, como no, ha sido el debate a dos que mantuvieron el lunes pasado los candidatos de los partidos llamados mayoritarios. Lo más esperado y, por lo tanto, lo más decepcionante, pues todo transcurrió según el guión que se marcaron los dos equipos de asesores de ambos partidos. No entraron en ningún tema farragoso que pudiera perjudicar al oponente y eso se notó en otro debate electoral que no pasará a la historia. Lo demás, farfolla pura y dura. Lo de siempre, vamos. Caravanas electorales, mítines para militantes, eslóganes, propaganda electoral de la peor que recuerdo, etc. Puede ser que el partido esté finalizado desde hace tiempo y de ahí el escaso interés. Sólo nos quedan los minutos de la basura. Que acabe esto cuanto antes, que pite el árbitro ya de una vez, y que no volvamos a ver al PSOE en el gobierno. En fin.

 

0

Dédalo

Dédalo

Publicado por Manolo Marín
  

rubalcabaEstán “los miles de dedazos” (sic) de los compañeros de Rubalcaba, el dedo de Aznar, el frigodedo, el dedo meñique, los dedos de Richard Clayderman y de Mari Cruz Soriano, el de su marido y alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch; el dedo pulgar, el dedal, el dedo de Dios, los dedos que teclean este dédalo trivial, el dedo de Rocco SiffrediMargarita Seisdedos, el dedico de Nerón; el anular, el dedo gordo, él del gordo, el dedo fino, los dedos de los pies. Los dedos de quién no firma el desalojo de los acampados en las plazas públicas, el dedo recriminatorio, el dedo todopoderoso de Rubalcaba designándose sucesor, los dedos cansados de los que votan y de los que no; los dedicos de Alberto, el portero del Real Murcia; el dedo índice, los dedos de la victoria, los traicionados de la Chacón, los de ponte gafas, los felones e ineptos de ZP; el hormigueo en los dedos de las manos, las cosquillas en los dedos de los pies. Mi dedo corazón que enseño a los que nos engañan y manipulan, el chasquido de los dedos, el “no” con el dedo, el dedo en el gatillo de los asesinos de la ETA, el dedo en la ceja, los dedos de quién se la coge con papel de fumar. La Peineta y el Vicente Calderón, los dedos que acarician, el dedo inquisidor, los dedos que enchufan, los metidos en el enchufe, los dedos del mago… Dedazos. Dédalo. En fin.

0

Tiendas de campaña en la ‘Campaña’

Tiendas de campaña en la ‘Campaña’

Publicado por Manolo Marín

 

15m

No se puede vivir en un país en el que cada vez que llegan unas elecciones pasa algo extraordinario. Ultimamente nos estamos acostumbrando demasiado a esto, por desgracia. Otra vez, de nuevo, el ‘agit-prop’ contra el PP. Porque todo esto no es otra cosa. Bienintencionados en tiendas de campaña, los hay; indignados, como yo, también. Pero manipuladores que se están aprovechando de un sentimiento generalizado para echárselo a los pies del PP, muchísimos más.

Todas las encuestas dan una victoria generalizada al partido de Mariano Rajoy el próximo domingo, y ahora se intenta deslegitimarla, antes de que ocurra, mezclándolos a todos en el mismo saco por no se sabe quién. ¿O sí? Oiga, que ZP lleva gobernando siete años, que su palacio presidencial está en Moncloa, que llevamos más de tres años de crisis económica y aquí no ha movido un dedo casi nadie hasta cinco días antes de unas elecciones.

¿Continuará este movimiento transcurridas las municipales y autonómicas? ¿Habrá al menos algún grupo que se plante en las diferentes delegaciones del gobierno? ¿Respetarán la jornada de reflexión que está estipulada por ley aunque sea una estupidez de nuestro caduco sistema electoral? En fin.