0

¡Valcárcel, qué vienen los tuyos!

El secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, advirtió que el Gobierno de Rajoy no dudará en intervenir las autonomías que no puedan cumplir sus obligaciones financieras. Además garantizó que el Ejecutivo central no va a mirar el color político de quien gobierne. Aclaración innecesaria si no tiene uno metido intrigas raras en la cabeza, pienso. La autonomía con mayor deuda por impagos es Valencia, seguida de Andalucía y Castilla-La Mancha. Casi el 30% de toda la deuda de España procede de Cataluña. Pues bien, cada vez se hace más fuerte el rumor de que la primera de todas las intervenidas podría ser la de Murcia.

John Muller, ha escrito en El Mundo un artículo que, según sus propias palabras en Twitter, ha molestado considerablemente al gobierno de Valcárcel. El artículo en cuestión deja entrever que la Comunidad Autónoma de Murcia tiene todas las papeletas para ser intervenida por Mariano Rajoy a corto plazo como “gesto” contra aquellas que verdaderamente tienen un problema de deuda, como es el caso de Valencia, a la que también alude mi admirado periodista anteriormente mencionado.

Ciertamente puede existir el temor a que pueda ocurrir, porque a las pocas horas aparecía en la portada de Libertaddigital.com varias informaciones, con columna incluida del Presidente, que explicaban todas las medidas que el gobierno murciano está acometiendo.

Rajoy, que tendrá otras virtudes pero no la de la valentía, ya que es de los que suele escapar por la puerta de atrás para no dar la cara, es de aquellos que son capaces de utilizar a un  Valcárcel cualquiera, a uno de los suyos, como chivo expiatorio. Sobradas muestras nos ha ofrecido de ello. Por eso no me extrañaría que se haya instalado en el palacio de San Esteban el miedo a que esto pueda llegar a ocurrir.

Sería injusto no reconocer que el gobierno regional de Murcia tampoco está exento de toda culpa ante su demostrada pasividad, desde Inmaculada García a Juan Bernal, pasando por Salvador Marín, sobre todo por Salvador Marín, para tomar alguna medida efectiva, más por el lado de los ingresos que por el lado del gasto; o ante, asimismo, por no haber conseguido un peso específico suficiente en Madrid que pudiera frenar este posible dislate ante un caso como el que nos encontramos. Valcárcel debe saber que en demasiadas ocasiones, como dijo Pío Cabanillas, hay que tirarse al suelo porque “vienen los nuestros”. Los suyos, vamos. En fin.

0

Murcia, entre las CC.AA. con menos volumen de deuda

Según informa Europapress, Murcia fue, en el segundo trimestre de 2008, la quinta Comunidad Autónoma que menos deuda acumuló, 676 millones de euros, y si se toma el ratio deuda/Producto Interior Bruto (PIB) se encuentra en el penúltimo lugar. Además, consiguió reducir su endeudamiento respecto al mismo periodo de 2007.

Si descontamos al País Vasco, que a pesar de su pufo es capaz de tener una deuda del 0,7 por ciento, Murcia es la comunidad autónoma menos endeudada de toda España. Y ello a pesar de la deuda histórica que mantiene ZP con nosotros por el incremento de población que hemos tenido durante todos estos últimos años en la comunidad murciana. Juan Bernal fue un magnífico consejero de economía y su marcha fue un motivo de preocupación para muchos. Su línea marcada, la misma de control del gasto público que tanto le agradecimos al tándem Aznar-Rato, está siendo respetada por sus sucesores bajo el control de Valcárcel que en este caso si que intenta aplicar las máximas que se le presuponen a un presidente del Partido Popular.

Todo lo contrario que Camps, por ejemplo, o de Gallardón, el más sangrante. Populistas que prefieren fortalecer su ego personal a costa del erario público y del endeudamiento de las generaciones futuras. Gallardón obstenta el recórd de un organismo público y entre abril y junio de este año incrementó su deuda un 7 por ciento, hasta los 6.366 millones de euros, lo que contrasta además con el descenso del 11,8 por ciento de la deuda del ayuntamiento de Barcelona, que suma 752 millones de euros, por ejemplo. De todas formas son los socialistas los que más cariño le toman a lo de la deuda. Según el ratio deuda/PIB y quitando el caso de Valencia que vuelve un trimestre más a situarse a la cabeza de la deuda autonómica, con un volumen que alcanza el 11,1 por ciento de su PIB, se encuentran en la cabeza del ránking Cataluña y Baleares, ambas con el 8,8 por ciento, o Galicia (6,5 por ciento), todas ellas por encima de la media (5,9 por ciento) y todas gobernadas por el PSOE. Qué casualidad…