0

Esto es un atraco

La pasada semana se creó una página web, que han bautizado como “Esto es un atraco”. Articula un movimiento contra la opresión fiscal que sufrimos los españoles y da cabida a aquellos que desean manifestar su descontento y oposición al continuo asalto a las libertades y bolsillos de los ciudadanos que los últimos gobiernos españoles acostumbran a perpretar.

En efecto, en ella podemos encontrar un formulario para adherirse a un manifiesto contra la subida impositiva aprobada por el gobierno de Rajoy, que han titulado: “Con todo el respeto, señor Presidente: eso no es cierto”. El manifiesto salió a la luz con más de 50 firmas de destacados académicos, directivos y profesionales del periodismo económico españoles, entre los que sobresalen Juan Ramón Rallo, Carlos Rodríguez Braun, Jesús Huerta de Soto, Manuel Llamas, Raquel Merino, Gabriel Calzada, César Vidal, Miguel Anxo Bastos, Susana Criado o Pilar García de la Granja. Ya cuenta con más de doscientas adhesiones. Yo, por supuesto, ya lo he firmado.

También incluyen un fantástico vídeo denuncia con el que desenmascaran al gobierno popular, que no tuvo el menor reparo en subir los impuestos nada más alcanzar el poder cuando había prometido lo contrario y cuando pocos meses antes se había mostrado enérgicamente contrario a las subidas del anterior gobierno por motivos muy similares a los expuestos en el manifiesto.

Además enlazan con el reciente informe del Instituto Juan de Mariana sobre fiscalidad comparativa en Europa, donde denuncian que la subida fiscal para 2012 ha supuesto que los tipos impositivos del IRPF español sean de los más elevados de Europa, a pesar de que el potencial recaudador de esta medida es bastante modesto y sus consecuencias muy nocivas para la economía. Como ha escrito el profesor Miguel Anxo Bastos: “La subida de impuestos en estas circunstancias es un error y un crimen económico. Cambia fondos que podrían ser usados en inversión y en la recuperación económica por gasto de consumo corriente. Sólo conseguirá retrasar la salida de la crisis y que, cuando esta se produzca, lo haga desde niveles aún más bajos que los actuales”. Pues eso. En fin.

0

Sangre, sudor e impuestos

La sorpresa que dicen que se han llevado los nuevos prebostes del Ministerio de Economía y del Ministerio de Hacienda es una pose como otra cualquiera.

El déficit de las cuentas públicas se aproxima más al 8% -si es que no lo supera- que al 6%, cifra con la que supuestamente íbamos a cerrar el 2011. Ellos lo sabían, aunque ahora pretendan engañarnos tan miserablemente.

El déficit extraordinario, supuestamente oculto, ha sido la vil excusa para que en menos de seis días desde la toma de posesión del nuevo gobierno de Mariano Rajoy, se incumpla la promesa electoral de no subir impuestos. Han optado por las medidas más fáciles en sus primeras decisiones, porque zarandear y humillar a su electorado natural se ha convertido en la primera opción de este partido. Suelen aguantarlo todo.

Y es que el impacto del último consejo de ministros del año ha sido tremendo. Sobre todo en aquellos que pensaron que este gobierno iba a aportar a la lucha contra la crisis unas medidas más coherentes con los principios que se suponen están en su ideario de partido. Pero quieran o no, las recetas liberales serán necesarias para alcanzar el 4,4% de déficit que España se ha comprometido a conseguir a finales de año. Las consecuencias de no conseguirlo pueden ser aún peores. Por eso no va a bastar con el atraco a las clases medias que ha supuesto este paquete de medidas. La única esperanza es que hayan creado un escudo para lo que tienen previsto para los próximos consejos de ministros. Esperemos.

La sangre, el sudor y los impuestos no pueden recaer siempre en los mismos. Los esfuerzos deben ser compartidos. El punto de mira se debe situar sobre todo en aquellos gastos inútiles que convierten nuestro Estado en un ente elefantiásico que es insoportable. Y hasta ahora no han hecho nada significativo en ese sentido. Parece que Cristóbal Montoro acaba de anunciar que el próximo jueves presentarán nuevas reformas. Espero que se centren en recortar verdaderamente el despilfarro que soportamos. Sólo así podrán recuperar en parte el crédito perdido la pasada semana. Por eso, esperaré. No me queda otra. En fin.

http://blogs.laopiniondemurcia.es/murcialiberal/2012/01/02/sangre-sudor-e-impuestos/

0

La liquidez y la solvencia

cds

Han ocurrido tantas cosas en lo político en estos días de asueto bloguero que se necesitarían varias entradas para ir comentándolas. Irán surgiendo, supongo. Lo único que sigue en boca de todos –y lo que te rondaré, Zetapé- es lo económico. Muchos, que hace no demasiado tiempo ponían a parir a los mercados por poner a la deuda española en la picota del rescate, como si hubiera un comando de malhechores que tuviera entre ceja y ceja “al de la ceja”, los miran ahora con otros ojos. Numerosos analistas económicos dependen del color del cristal político con el que miran y la curva de la gráfica hacia donde tienda a corto plazo….

Más en el blog Murcialiberal de La Opinión de Murcia

1

Los fallos de los expertos

Francisco Rodríguez Barragán / Los expertos son aquellas personas capaces de explicar «científicamente» por qué las cosas no ocurrieron como ellos pronosticaron. El colegio de augures de Roma, creo que contaba tan sólo con cuatro miembros, que se dedicaban a predecir el resultado de las acciones políticas o militares de la República o el Imperio, escudriñando el vuelo de las aves, su forma de comer o el estado de sus vísceras. Ignoro las veces que acertaron o se equivocaron, aunque en otras ocasiones sus dictámenes sirvieron para suspender las acciones consultadas.

Ahora, que pensamos estar más civilizados que entonces, en lugar de augures contamos con expertos, miles de expertos. Ellos elaboran estadísticas, proyecciones, índices y otras herramientas sobre las cuales se planifica la política, la economía, la educación, la población, la guerra, el clima, el futuro, en fin.

Naturalmente ese futuro resulta a menudo bastante diferente a lo previsto, pero los expertos explicarán, sin inmutarse, los procesos causales de la nueva realidad y propondrán de inmediato otros planes y otras soluciones.

Pensemos en cualquier obra pública, cuya planificación y ejecución ha sido encargada a expertos altamente cualificados. Lo más probable es que el costo y el tiempo de ejecución de la misma sean muy superiores a lo previsto.

Los americanos deciden ir a la guerra para la que cuentan con una gigantesca red de expertos en todo, armas eficaces y recursos económicos. Ellos pondrán orden rápidamente en cualquier punto del planeta, ya sea Corea, Vietman, Kuwait, Irak o Afganistán. Pues no, las cosas no salen como pensaban y esto pasa una y otra vez. Las victorias que alcanzaron contra los españoles en Filipinas, contra los alemanes en dos guerras mundiales o contra los japoneses, lanzándoles la bomba atómica, quizás les hicieron creer a sus expertos que lo mismo pasaría con las demás. Las cosas siempre ocurren de forma distinta. Ni Corea ni Vietman, parecen haberles enseñado nada.

Armados de una potente doctrina revolucionaria, un poder omnímodo y unos decididos planificadores, los soviéticos fueron hundiendo a medio mundo en la miseria, plan tras plan, hasta la implosión de su régimen en 1989. En Occidente y en América Latina, muchos expertos en marxismo siguieron y siguen organizando sus partidos comunistas, sin enterarse de nada.

Después de la caída del muro y el fin del régimen comunista, las democracias capitalistas se sintieron satisfechas con el crecimiento de su desarrollo técnico, de sus libertades, de sus instituciones, de su nivel de vida. Como las cosas iban viento en popa, los políticos y sus expertos asesores, pensaron que todo podía seguir así. Pero de pronto aparece la crisis financiera y el mundo entero entra en convulsión. Uno puede preguntarse cómo es posible que los expertos financieros, que pueblan los gabinetes de los grandes bancos, no barruntaran la catástrofe y siguieran invirtiendo en Lehman Brother, por ejemplo.

Pienso que pueden fabricarse teorías, proyecciones, planes, índices y leyes de economía sostenible, pero no hay manera de tabular la conducta humana. No sé si los expertos llegarán a reconocer, alguna vez, que no pueden prever las ocurrencias de los políticos, el egoísmo de los financieros o el rencor de los terroristas entre las variables de sus estadísticas, de sus previsiones.

El afán de ganancia de los financieros, la búsqueda de votos de los políticos, los intereses de las poderosas multinacionales, los designios de cambiar la sociedad desde posiciones poderosas, nada democráticas. Todo ello y muchas cosas más, hacen que vivamos en un mundo complicado con un futuro incierto, por más que miles de expertos crean que tienen la solución.

Cada vez soy más escéptico con tantos planes, tantas reuniones de alto nivel, tantas conferencias internacionales pero creo que hay valores que no cotizan en bolsa pero que son los únicos que pueden garantizar nuestra existencia: el trabajo bien hecho, la honestidad, la honradez, el cumplimiento de la palabra dada, la sobriedad, el esfuerzo, la búsqueda de la verdad y en definitiva el amor, la única fuerza capaz de construir un mundo nuevo donde habite la justicia.

0

La CROEM se levanta al fin de su letargo

Manifiesto empresarial ante la situación económica y perspectivas

Vista la situación de las empresa de la Región, incluidos todos los sectores y grupos de actividad integrados en cada uno de ellos, y la constante tendencia en la destrucción del tejido productivo y puestos de trabajo, la Junta Directiva de CROEM, reunida en sesión extraordinaria, y haciéndose eco de las demandas que con reiteración le formalizan, adoptó el acuerdo de comunicar a la opinión pública el manifiesto que sigue como primera medida y sin perjuicio de otras que posteriormente puedan llevarse a efecto:

1º.- De insostenible puede calificarse la situación empresarial, consecuencia de más de dos años de crisis económica sin que las coyunturales medidas hayan tenido la efectividad y alcance necesario para estimular la actividad y promover confianza. Fotos y demagogia si han dominado el escenario, pero los recursos no han llegado a las pymes.

Esta realidad se ve aun (sic) más perjudicada por la inexistencia de una política económica que haga posible la recuperación en el corto y medio plazo o, al menos, despierte indicadores de certidumbre y seguridad a los que acoger el riesgo empresarial. De aquí la paralización de actividad que coloca a las empresas en el estadio de la supervivencia, y representa obstáculo para los nuevos proyectos de inversión, con los consiguientes efectos en el conjunto de la sociedad que se refugia, si puede, en el ahorro y reduce el consumo.

2º.- El escenario que antecede empeora si se atiende a la actitud de responsables políticos que acreditan una actitud contraria a la de poder alcanzar los acuerdos procedentes y llevar a efecto los cambios y/o reformas estructurales que España precisa y en cuya definición coinciden analistas y organismos e instituciones nacionales e internacionales. El ciudadano tiene la impresión de que lo importante es distraer la atención sobre los graves problemas que le afectan en base a «supuestos de corrupción, ausencia de ética, cuestiones internas de Partidos, o proyectos legislativos que tratan de regular otras materias, etc.», llevándoles al extremo de provocar posibles niveles de conflictividad social que abundan en la decepción y condena de tales actitudes. Se ha originado un clima de tensión y desesperanza de muy difícil superación con repercusión inmediata de la actividad económica.

3º.- Pese a los diagnósticos formulados no parece que prevalezca la valoración real que merecen las pymes, únicas con capacidad para generar riqueza y empleo. Antes al contrario. El entorno actual expresa hostilidad para las acciones empresariales que han de sufrir la situación financiera mediante la restricción del crédito y endurecimiento de condiciones; mayor presión fiscal, y agobio en el desarrollo de relaciones laborales, amén del hecho de que el llamado dialogo social haya perdido a nivel nacional el protagonismo tenido desde 1978 y cuyos buenos resultados son incuestionables. Parece que el sentido común vuelve a convocar a la concertación abriendo así un camino de esperanza, aunque resulta incomprensible la convocatoria de manifestaciones como la fijada para el próximo día 12 de diciembre.

De otra parte, tal actitud parece desconocer que sólo a través de la actividad económica las AA.PP. pueden recuperar parte de la recaudación por los tributos que la gravan, y que hasta tanto no se recupere aquella la única fórmula para atender sus obligaciones es la de más endeudamiento público que, finalmente, tendremos que pagar todos u otras fórmulas presupuestarias con igual resultado. Ello redunda en perjuicio de las inversiones públicas y contrae los presupuestos a la prestación de servicios condicionando otras alternativas.

4º.- En estas circunstancias, las empresas y las familias son las únicas que “se aprietan el cinturón” reduciendo sus costes y dejando insatisfechas necesidades básicas. No así las AA.PP. que acrecientan sus gastos corrientes y suscitan dudas sobre la eficaz gestión que vienen obligadas a realizar. A las empresas, a los trabajadores y al ciudadano difícilmente se les puede pedir más. Sin embargo, los Presupuestos Públicos, en cualquiera de las áreas (Central, Regional y Local), son un ejemplo de lo que no debiera suceder y desembocarán en subida de impuestos –como las anunciadas por el Gobierno de España- estrechando más el círculo sobre la actividad económica.

Las empresas están dispuestas a todo sacrificio con tal de salir adelante, defendiendo con igual interés el mantenimiento de puestos de trabajo porque tiene un sentido integral de la unidad productiva y porque lo que más les duele es tener que despedir. Pero requiere de las medidas precisas para poderse adecuar a las circunstancias de cada momento. En otro caso continuarán el cierre de empresas y aumentará el desempleo. Hoy por hoy una sensación de impotencia se apodera del ciudadano y de la empresa, que se hace mayor cuando se cree en la viabilidad del proyecto que las ocupa y no son objeto de atención por las Entidades Financieras.

5º.- Merece la pena, en la catastrófica situación actual, el esfuerzo colectivo para superar la profunda y duradera crisis, siendo obligación del sector empresarial advertir de las consecuencias que se producirían caso de no llevarse a efecto las medidas que la situación requiere y que son demandadas por unanimidad.

Quien propugna el cambio del modelo en la estructura productiva como fórmula mágica para la recuperación deber ser consciente de que está planteando una solución para afrontar en mejores condiciones que las (sic) actuales futuros e inevitables (sic) ciclos económicos adversos. Ahora, sin excluir tal pretensión, se requieren decisiones de efectividad inmediata para poder iniciar el camino de una reactivación que permita la supervivencia de empresas, la creación de otras y un empleo estable y de calidad.

6º.- En definitiva. Las empresas requieren que se les deje trabajar en condiciones porque creen en las potencialidades de la región de Murcia y en su capacidad para desarrollarlas con niveles de excelencia. Así, pues, únanse voluntades políticas y competencias administrativas para respaldar el compromiso empresarial, evitar la conflictividad social, dar lugar a una contratación laboral estable, propiciar el cambio de modelo, y lograr el objetivo de progreso que todos deseamos. No es solo un problema de las empresas. Es un problema de toda la sociedad. Pero todos juntos podemos.

25 de noviembre de 2009

0

Valcárcel con Esperanza Aguirre

Ramón Luis Valcárcel, al igual que la presidenta de la comunidad de Madrid, ha insistido en la necesidad de bajar los impuestos para activar el consumo y dinamizar la economía. Aseguró que «es necesario realizar rebajas fiscales para activar el consumo y dinamizar la economía», ya que, para superar la crisis, «hay que ser muy responsable y racional en la aplicación de los recursos públicos».

Según indica la nota de la Comunidad:

«La aplicación de rebajas fiscales ha sido una fórmula aplicada por los gobiernos del Partido Popular a partir de 1996, y en los sucesivos años, que permitió, según el presidente de la Comunidad, que «España se convirtiese en esa época en una gran potencia económica», aunque hoy, por el contrario, «las recetas de Zapatero nos está llevando al efecto contrario de una posible reactivación económica».

Valcárcel recordó que, en la Región de Murcia, al igual que en otras comunidades autónomas gobernadas por el Partido Popular, «hemos decidido hacer lo que se hizo en los gobiernos de Aznar, y de esta forma posibilitar la dinamización económica».

Todo lo contrario a lo dispuesto por aquellas comunidades gobernadas por el PSOE, que han optado directamente por seguir las directrices del Gobierno Central y estos «les va a llevar por muy mal camino», remarcó el jefe del Ejecutivo regional.

0

El Tío Gilito y la inflación

Escriben lo que saben que la inflación no aparece de un día para otro. Se necesitan meses, tal vez años, para que ésta nazca y se noten sus efectos devastadores. Leí un artículo ayer en el que explicaban que a pesar de las numerosas inyecciones de dinero por parte de los bancos centrales no se está reactivando la economía. ¿Qué sucederá cuando todo este dinero ficticio se ponga realmente en circulación?